Académica hace recomendaciones para un aislamiento social más saludable

Elías Quijada

Como medida preventiva de contagio por el Covid-19, se viven tiempos de aislamiento social que pueden generar estados de ánimo negativos, como ansiedad, estrés, depresión y miedo, y para combatirlos se recomienda organizar actividades placenteras en nuestro entorno que promuevan el bienestar y condiciones satisfactorias, señaló Olimpia Salazar Serrano, responsable del Centro de Atención Telefónica de Intervención en Crisis (Catic) de la Universidad de Sonora.

La académica del Departamento de Psicología y Ciencias de la Comunicación dijo que unas de las estrategias psicoeducativas es llevar una vida saludable basada en alimentación balanceada, tres veces al día, con sus dos colaciones, mantener el cuerpo hidratado, hacer ejercicio en casa de 20 a 30 minutos diarios, así como leer un libro o ver una película.

Mencionó que durante un periodo de enclaustramiento, los seres humanos pueden manejar cuadros de estrés, y contra ello, la herramienta más efectiva es hacer ejercicios de respiración controlada, lo cual permite el ingreso de oxígeno al cerebro y produce un efecto de relajación. “La idea es dar la oportunidad que en el día se dediquen unos 15 minutos para hacer ejercicios de respiración para disminuir periodos de estrés”, aseguró.

Por otra parte, Salazar Serrano explicó que sentir miedo es una reacción emocional totalmente normal ante lo desconocido, y aplicado a la pandemia provocada por el covid-19 no se tenían los protocolos definidos en prevención; sin embargo, la difusión de los expertos sobre el comportamiento del virus y las líneas a seguir para evitar propagación produce certeza en gran parte de la población.

“Las compras de pánico, la limpieza extrema y el encierro son producto del miedo y de supervivencia; pero en este caso la limpieza extrema y el enclaustramiento son medidas aplicables ante la contingencia que vive la mayoría de las naciones; sin embargo, las compras de pánico vistas en los comercios no lo son”, explicó.

La responsable del Catic resaltó que incluso la población infantil pudiera presentar estados de angustia, ansiedad y miedo, pero es importante dejar que se expresen e implementar técnicas didácticas para identificar a qué le temen -a través de dibujos y figuras de plastilina- y preguntar qué quiere hacer con ese miedo.

“Lo que haya hecho a través de las citadas técnicas, se puede sacar de la casa, ponerlo en la basura, colgarlo en la pared y dejarlo ahí; es importante escucharlo sin juzgar, no se deben de censurar las emociones de miedo o preocupación, en su lugar se debe hablar y hacerlo sentir acompañado”, subrayó.

Recalcó la importancia de notificarle a los menores de edad la razón del porqué no se puede asistir a la escuela o a otro lugar, y para hacer más ameno este proceso se pueden utilizar videos animados que informan qué es y cómo se contagia el virus.

Si se llegara a presentar algún caso de estrés, miedo o ansiedad durante el periodo de aislamiento social que vive el estado, invitó a enviar un mensaje interno a la página https://www.facebook.com/CAT1C/, en donde se le dará seguimiento para ofrecer una ayuda oportuna y profesional.