Catic llega a su cuarto aniversario

Lin Mendivil Alvarado

Con un aproximado de 1,100 atenciones brindadas al año, la participación de 27 colaboradores y el reto de continuar capacitándose en atención psicológica en situación de crisis, el Centro de Atención Telefónica de Intervención en Crisis (Catic) de la Universidad de Sonora, cumple este domingo 30 de agosto cuatro años de atención a la comunidad sonorense.

Las fundadoras de esta área de servicio, Lily Encinas Norzagaray y Olimpia Salazar Serrano, comentaron que a partir del trabajo realizado en Catic se han dado cuenta de la gran necesidad que existe en la sociedad de atención psicológica, de cuidar y promover la salud mental; lo que inició como una atención psicológica en momentos de crisis vía telefónica, ha derivado también en intervenciones comunitarias, escolares, y capacitación; incluso, de personal médico en el contexto de la actual contingencia sanitaria por covid-19.

Salazar Serrano explicó que el propósito de Catic es brindar los primeros auxilios psicológicos a quienes se encuentran en situación de crisis; las principales circunstancias que motivan dichas llamadas son duelos, divorcios, adicciones, ideas suicidas, autolesiones, bullying, secuestro, violaciones, violencia familiar u homicidio, por citar algunos.

El servicio se brinda a través de la línea 6624548484, jóvenes de octavo y noveno semestre de la Licenciatura en Psicología atienden las llamadas, son prestadores de servicio social que previamente han recibido capacitación en protocolos especializados de primeros auxilios psicológicos. Incluso, están preparados para detectar aquellos casos que necesitan mayor atención posterior al momento de crisis, y en todo momento están supervisados, añadió la también docente de la Licenciatura en Psicología.

De los 27 colaboradores, ocho son jóvenes prestadores de servicio social y el resto son egresados que anteriormente realizaron el servicio social en Catic, así como estudiantes de Psicología de otras universidades. Por otra parte, comentó que en estos cuatro años de servicio, Catic ha superado sus expectativas, pues han surgido otras peticiones de atención que llegan a esta línea telefónica.

Al respecto, Lilia Encinas Norzagaray expresó que sus expectativas en cuanto a Catic también han sido superadas por los mismos requerimientos de la comunidad; además, ha sido un periodo de constante aprendizaje, capacitación, y la necesidad de que haya más especialistas en atención de crisis.

Reveló que a esta línea telefónica le ha nacido el servicio de Intervención psicosocial en crisis en comunidades: “Nos han llamado maestros o directivos de planteles educativos para pedir apoyo ante casos de bullying, de cutting, de ideación suicida, y eso nos ha llevado a prepararnos más, y capacitar a nuestras brigadas de jóvenes, quienes nos acompañan a la comunidad a realizar la intervención”, precisó.

De tal manera que mediante este servicio han brindado atención a comunidades vulnerables, desde menores de edad, personas de la tercera edad y con adolescentes en los planteles educativos, y llevar este tipo de atención a municipios como Ures, San Javier, Cajeme, Navojoa, Caborca y La Colorada, entre otros.

Encinas Norzagaray, también catedrática de la Licenciatura en Psicología y presidenta de la Red Sonora de Apoyo Psicosocial en Crisis, y Salazar Serrano, a su vez vicepresidenta de la misma asociación, coincidieron al señar que a raíz de la pandemia por covid-19 se encendieron muchas alertas de necesidad de intervención en crisis, de tal manera que trabajaron en la formación de brigadas de atención en crisis con psicólogos, psiquiatras y médicos de Guadalajara, Ciudad de México, Morelos, Veracruz, Campeche y Baja California.

En este contexto de contingencia sanitaria, dijeron, Catic ha continuado con la atención a usuarios, y las principales necesidades son por depresión, ansiedad, estrés en general y duelo, éste último debido la pérdida de un familiar, o por la pérdida de la salud, y a pesar de que en algunos casos las personas se han recuperado, quedan secuelas físicas y el miedo de volver a enfermar, explicaron.

Finalmente, agradecieron a la Universidad de Sonora por el apoyo que han recibido a través de la Dirección de Informática y de la Dirección de la División de Ciencias Sociales, para continuar con el servicio de Catic de forma remota, y es que las llamadas que entran al 6624548484 se redireccionan a los teléfonos celulares de los colaboradores.

Asimismo, reconocieron la labor de los colaboradores, pues han mostrado gran disponibilidad, y recalcaron que la Universidad de Sonora tiene en Catic un servicio de calidad y profesional, gratuito y que busca llegar al mayor número posible de personas que requieran apoyo en situaciones de crisis.