Invita especialista a cuidar la salud mental en el contexto del confinamiento por Covid-19

Luis Mendoza

Como parte de las actividades de la Tercera Semana Nacional de Ciencias Sociales, convocada por el Consejo Mexicano de Ciencias Sociales, A.C. (Comecso), y en concordancia con el Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora el 10 de octubre, se presentó la conferencia Cuidados de la salud mental en el contexto del confinamiento, a cargo de Reyna de los Ángeles Campa Álvarez, académica de la División de Ciencias Sociales.

Durante su exposición, Campa Álvarez compartió y recomendó una serie de actividades cotidianas para el cuidado de la salud mental en el periodo del confinamiento por covid-19, las cuales pueden emprender padres de familia y miembros del hogar para disminuir el estrés.

Primeramente, la investigadora del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) señaló la importancia en tratar de desconectarnos de los medios de comunicación y redes sociales, evitando mirar con frecuencia noticias alarmistas sobre la pandemia y otros temas que nos generan estrés y afectaciones en la salud mental; para ello es necesario reducir y administrar (agendar) el tiempo asignado a dichos medios y plataformas de comunicación.

Destacó la importancia de reconocer y utilizar nuestras emociones, lo que llamamos la inteligencia emocional, así como los signos de estrés que podemos presentar en contextos como el actual confinamiento, ello sería de gran ayuda para brindar una atención oportuna, dijo Campa Álvarez, quien pertenece al Cuerpo Académico Multiculturalidad, Identidad y Cambio Social.

“Hay seis emociones básicas: la ira, alegría, miedo, tristeza, disgusto y sorpresa; y es normal sentir sensaciones desagradables por momentos, es una señal de defensa ante el peligro. Debemos mostrar empatía, desarrollar habilidades sociales, esto se entrena a través de talleres y técnicas, pero nosotros podemos iniciar con la escucha activa y el poder expresar las emociones”.

En su exposición realizada a través de la plataforma Zoom, mostró algunas técnicas que desde casa podemos poner en práctica ante un episodio de estrés: tomarse una pausa en la actividad o situación que estemos realizando, utilizar la técnica de la respiración diafragmática, practicar la relajación muscular o la relajación guiada y reestructurar los pensamientos, entre otras.

Mencionó que existen diferentes recursos psicológicos que el sujeto pone en marcha para hacer frente a situaciones que pueden provocar estrés, entre ellos está la resolución de conflictos, la autocrítica, la expresión emocional, el apoyo social y la evitación del problema; cada uno de estos recursos comprende una serie de estrategias a utilizar de acuerdo a las circunstancias o contexto que experimentemos.

Para ejercer un mayor control sobre nuestra salud física, psicológica y social, recomendó incorporar una serie de hábitos saludables: comer regularmente, sano y balanceado, mantenernos hidratados, evitar las bebidas azucaradas, dormir ocho horas y establecer una rutina de ejercicios; para ello es necesario establecer una agenda diaria y priorizar actividades.

Respecto al uso de la tecnología en el contexto del confinamiento, precisó que se trata de un distanciamiento físico, pero no emocional y social, por lo que se pueden construir redes de apoyo utilizando de manera adecuada las redes sociales, “se pueden mantener comunicados a través de llamadas, videollamadas, fotos, audios, que nos haga sentir que no estamos aislados”, sugirió.

“Es importante ser consciente de la importancia de estar en aislamiento, y recordar que esta situación es transitoria, hay que promover tiempo para el juego, el deporte, el movimiento corporal en función del espacio físico con el que se cuente y tratar de aprovechar la situación para pasar más tiempo de recreación en familia”, destacó la académica del Departamento de Psicología y Ciencias de la Comunicación de la alma mater.

Refirió que el contexto de confinamiento derivado de la pandemia nos ha llevado a la resiliencia: “somos resilientes porque tenemos la capacidad de afrontar situaciones difíciles y sobrellevarlas, lo que permite transformarnos en una mejor persona; debemos enfocarnos en las oportunidades y posibilidades que tenemos, resignificar lo que vivimos y ser agradecidos porque estamos sanos, tenemos familia, alimentos, casa y la oportunidad de aprender cosas nuevas”.

Por último, recomendó que en caso de presentar alguna crisis de ansiedad o estrés generada por la covid-19, pueden pedir ayuda al Centro de Atención Telefónica de Intervención en Crisis (Catic) de la Unison, donde un grupo de psicólogos les atenderán de manera gratuita y confidencial, el número es 6624548484.